martes, 3 de noviembre de 2015

Intercambio con Francia

Como todos los años, este curso hemos realizado un intercambio con chicos y chicas de Chaumont, un pueblo de Francia muy cercano a la capital, París.

Españoles y franceses juntos
La primera parte del intercambio ha sido el pasado mes de octubre, cuando los alumnos franceses del Lycée edme Bouchardon convivieron con nosotros aquí, en Salamanca, nueve maravillosos días.
Llegaron el día 9 de octubre al instituto, donde todos los esperábamos impacientes y muy nerviosos, ya que, aunque la mayoría ya hubiéramos hablado previamente con ellos, no sabíamos cómo íbamos a congeniar dos personas de dos culturas que, en principio, nos parecían totalmente diferentes. Cuando por fin llegaron y bajaron del autobús, cansadísimos después del largo viaje, todos nos abrazamos y en ese momento nos dimos cuenta de que íbamos a pasar unos días muy buenos y cargados de buen rollo.
Como llegaron un viernes, los tres días siguientes los tuvimos libres para salir por Salamanca y llevarnos mejor unos con otros. Esos días aprovechamos para enseñarles lo más bonito de la ciudad, y el domingo la mayoría de nosotros fuimos a algún pueblo de la sierra para que vieran que en la provincia de Salamanca hay lugares muy bonitos aparte de la ciudad.
El martes nos acompañaron a clase y se lo pasaron muy bien. Se sorprendieron bastante del ruido que había en el instituto y de que hablamos y participamos bastante en clase, ya que ellos allí casi no hablan. El miércoles y el jueves lo dedicamos a visitar lugares muy bonitos e interesantes, tanto en Salamanca, donde vimos la plaza Mayor desde el balcón o la universidad con la rana, como en otras ciudades de Castilla y León, como Segovia o Ávila. El viernes fuimos al instituto de nuevo y realizamos actividades de despedida todos juntos.

En Segovia
Todas las tardes fueron libres, por lo que quedamos e hicimos amistad tanto con franceses como entre los españoles, ya que había algunos que no nos conocíamos porque somos de cursos diferentes.
El sábado fue el peor día de todos, a las tres de la tarde ellos se marcharon en el autobús, fue un adiós bastante emocionante pero tenemos la suerte de podremos volver a verlos en marzo, cuando iremos allí, a vivir otra aventura.
Lo que sí está  claro es que en este intercambio hemos hecho muchos amigos y hemos aprendido bastante francés. Siempre es bueno realizar estas actividades ya que nos ayudan bastante. Sin duda todos repetiríamos esta gran experiencia.
Vega Sánchez (4ESO C)