jueves, 19 de marzo de 2015

XIX REUNIÓN CIENTÍFICA EN ALCUÉSCAR 

Jueves, 5 de marzo, 6:30 de la mañana. Un grupo de alumnos de 4º de la ESO y de 1º de Bachillerato nos desplazábamos, junto con compañeros del IES Vaguada de la Palma, hacia Alcuéscar, un municipio de Cáceres.
Esos días se celebraba allí una reunión científica a la que asistían centros de Extremadura, Salamanca y Barcelona, sin olvidar un instituto de Colombia y otro de Canadá, gracias a la expansión de programas educativos como este.
El grupo de alumnos con sus profesores
Llegamos allí sobre las 9:30 de la mañana, y empezamos con un acto inaugural en el que las autoridades nos dieron la bienvenida y nos desearon que pasáramos unos días interesantes con nuestros compañeros. Seguidamente  comenzaron las ponencias de los trabajos realizados con tanto entusiasmo por los alumnos asistentes. Todos y cada uno de ellos trataron diferentes  temas como el diseño de un fungicida, el estudio del desarrollo embrionario del pollo, la contaminación lumínica en un municipio extremeño llamado Hervás… y, desde mi punto de vista, muy interesantes todos ellos.

Poster del trabajo
En concreto, el pequeño grupo de 4º de la ESO trabajamos el crecimiento de semillas en función del color de la iluminación con diferentes filtros de colores. Pudimos observar que en el proceso de la germinación parece que es mucho más importante la temperatura que el color de la iluminación.
Mientras que en el crecimiento posterior sí se nota una mayor velocidad de crecimiento en las semillas que han sido iluminadas con luz roja.

Pasada una hora, comenzó una conferencia impartida por un doctor del Centro de Cirugía de Mínima Invasión situado en Cáceres. Nos habló, sobre todo, de la expansión del centro con el paso de los años y de la utilización de aplicaciones que él mismo había creado (que tenemos a nuestro alcance en plataformas virtuales) para facilitar el trabajo de los cirujanos en los quirófanos.

Después, seguimos en el salón de actos del pueblo, con  ponencias hasta la hora de comer, y un momento de descanso, para seguir con la jornada de defensa de paneles. Esto consistía en revisar los posters realizados por todos los participantes, teniendo la oportunidad de preguntarle dudas que nos surgieran, la explicación del proceso que siguieron, curiosidades…

Mi compañera y yo salimos muy satisfechas ya que varios alumnos, y sobre todo profesores, se interesaron en nuestro trabajo.


Por último, asistimos en la casa cultural del pueblo a un espectáculo de monólogos científicos realizados por el alumnado del Alcuéscar.

Finalizada esta actividad, cerca de las 8 de la tarde, regresamos a Cáceres para instalarnos en el hotel, cenar y visitar el centro de la ciudad, ya que hacia un tiempo magnifico y es una bonita ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad.

El viernes por la mañana nos trasladamos a Alcuéscar de nuevo para seguir con las ponencias y una segunda conferencia, pero esta vez tenía que ver con la relación que existe entre la ciencia y el deporte, dada por un decano de la Facultad de Ciencias del Deporte, que durante muchos años ha realizado competiciones de triatlón.

En torno a las 13:00 horas, los alumnos de Salamanca fuimos a visitar una bodega del pueblo, y finalizamos la jornada científica con una agradable comida en una ermita visigoda del siglo VII, situada  a las afueras del pueblo, justamente a escasos metros del Manantial del Trampal.

La vuelta a Salamanca fue tranquila, ya que necesitábamos descansar tras dos agotadores y, sin embargo, satisfactorios días para todos.

Personalmente, es una experiencia que me ha gustado mucho, ya que me ha dado la oportunidad de conocer gente nueva, realizar trabajos que siempre te van a ayudar en tu trayectoria educativa, así que, sin dudarlo, invito a asistir a todo el que tenga posibilidad a una actividad tan motivadora como esta.

Ana Belén Cruz
4º ESO A