miércoles, 3 de noviembre de 2010

Nuestro voto, nuestra voz

Soledad Martín, 4ºA; Xana Álvarez, 4ºA; Adrián Blanco, 3ºD; Borja Alonso, 2ºHSB.
Actuales representantes de los alumnos en el Consejo Escolar

A escasas dos semanas del 17 de noviembre es posible que muchos os preguntéis el porqué de las próximas elecciones, ¿por qué votar?, ¿para qué elegir?, y sobre todo ¿a quién? Pero puede que antes debiésemos preguntarnos ¿a qué vamos a votar? Podemos decir que el Consejo Escolar, órgano de gobierno del centro, es semejante una “pequeña democracia” a nivel educativo, un medio de expresión, decisión y acción que se pone al servicio de toda la comunidad educativa y cuya labor va más allá de meras reuniones rutinarias, convirtiéndose en voz y voto de cuantos en él estamos representados.

Nosotros, como alumnos y, por tanto, como miembros de pleno derecho de esa comunidad, debemos hacer oír nuestra voluntad, nuestro parecer y nuestro juicio participando de las decisiones que nos afectan y nos incumben y canalizando nuestras peticiones y criterios a través de los compañeros que con nuestro voto hemos designado para que representen en una sola voz la de todos nosotros.

Presupuestos, horarios, actividades extraescolares, nuestras queridas excursiones y otros muchos temas suelen ser objeto de debate en las sesiones del Consejo, al tiempo que nuestras propuestas y nuestras preocupaciones son escuchadas y atendidas con la misma consideración que las del resto de representantes, igualdad sin la cual nuestra acción no tendría sentido e interés.

Por último, recordad que ser consejero es una forma de rendir un servicio a la comunidad, la manera que los alumnos tenemos de participar en democracia, en nuestra “pequeña democracia”. Y como una vez sentenciara Voltaire: “la democracia sólo parece adecuada para un país muy pequeño”.