sábado, 31 de mayo de 2008

DISCURSO GRADUACIÓN CURSO 07-08


Buenas tardes a todos:

Puede parecernos mentira, pero ya ha llegado el día de nuestra despedida oficial del instituto. En ocasiones como ésta podríamos decir muchas cosas; no obstante, considero que no es el momento de aburrir a nadie con un largo discurso, por lo tanto pasaré a la acción…

Para la mayoría de los compañeros que aquí nos encontramos, será nuestra última reunión entre estas paredes, que han sido testigos de numerosas anécdotas compartidas en los muchos días que aquí hemos pasado, exactamente: 1360 días, 8160 horas, 1360 recreos, unas 52 asignaturas y otros tantos profesores.
Para el resto, aún queda Septiembre.

La verdad es que éste es un momento en el que los recuerdos y los sentimientos se mezclan y esta mezcla nos produce un sabor agridulce, un tanto extraño y difícil de expresar con palabras.

Si hacemos un breve recorrido por estos años que hemos pasado en el centro, recordaremos un primer momento de expectación, incertidumbre y cierto temor por el gran cambio del colegio al instituto; pasamos después a un tiempo más tranquilo en el resto de la ESO, que nos llevó a otro momento de cambio al comenzar el bachillerato, no obligatorio, pero con estudios mas difíciles y de una mayor responsabilidad.

En este tiempo ha habido de todo: esfuerzos que terminaron en decepciones al finalizar un examen, momentos en los que la presión produjo malestar, tensión y discusiones entre nosotros, e incluso con los profesores. Pero también tuvimos momentos de éxito, momentos divertidos y de satisfacción, como el que estamos viviendo.

Ahora podemos decir con orgullo y satisfacción que, juntos ¡Nos hemos graduado! Hemos sido capaces de superar con éxito una importante etapa de nuestra vida, que a unos les conducirá a la universidad, a otros al mundo laboral y a otros…al paro.

Pero, el que no se consuela es por que no quiere. Yo diría que, aún en éste último caso, debemos pensar que lo importante no solo es haber adquirido una serie de conocimientos, o haberlos olvidado, si no el haber convivido juntos y haber crecido como personas.

No debemos olvidar que gran parte de culpa de todo esto la tienen nuestros profesores y profesoras, que son los que realmente nos han enseñado y nos han sabido guiar en nuestro caminar diario. A pesar de los malos ratos que nos hayan podido hacer pasar, en otros muchos momentos han sido un ejemplo vivo para nosotros. Desde aquí y en nombre de todos mis compañeros y compañeras, mi más sincero agradecimiento por todo ello.

Bueno familias, no os habíamos olvidado. Para vosotros… el postre, como en las buenas comidas. A todos vosotros, padres y madres, os damos las gracias por tratar de educarnos lo mejor que sabéis, por estar siempre ahí, por desear siempre lo mejor para nosotros y por tantas y tantas cosas…Sabemos que casi nunca os valoramos como realmente os merecéis y, aunque actos como éste os compensan en parte, queremos que sepáis que en el fondo os queremos más que a nadie, como no podía ser de otra manera.

Muchas gracias a todos y… ¡Enhorabuena!

7 comentarios:

riv. dijo...

bueno este señor se merece un aplauso porque es todo un caballero hablando aunque, eso si, le faltó una buena corbata que le haría galán de oro, bueno y y gracias a la ayuda de dos personas pues se hizo posible este discurso que leido por él eran palabras de miel...bueno que guste mi comentario.

juanjio dijo...

wenas
pos yo opino q este hombre es todo un señor tambn por que bueno aunque no estuviera alli se que hizo un gran debut y que mas da que no llevara corbata que la llevara eso da igual.
Eso si , a ver si para la proxima vez , si quieres acerlo gracioso el discurso te esmeras mas por acerlo por que no iciste nada de gracia

escrito por : JUANJO , que es aun mas señor q angel david jaja

Valdunciel dijo...

Por cierto señor Riv. el discurso es totalmente nuevo al que su excelencia redacto, el cual, si me lo permite, era un bodrio y una pesadez carente de estilo, drama y elegancia, todo esto si que lo posee mi ansiado discurso que tanto me consto redactar y la unica persona que me ayudó a redactarlo fue mi propia inspiración.

Valdunciel dijo...

En cuanto al señor Juanjio, el discurso tenía de gracioso lo que la ocasión requería y desde aquí le insto a que si quiere humor que se de una vuelta por el circo donde encontrará solución a su carencia de risa.
En cuanto a que sea mas señor que yo lo pongo en duda y le invito a que me lo demuestre.

Ángel Encinas Carazo dijo...

Haya paz y buenas palabras, tanto en la intención como en la expresión. No debe ser para menos hablando de un tema tan importante como es siempre la despedida de una nueva promoción del Instituto.

Para empezar, he de deciros que resulta un poco penoso veros escribir así, con tanta incorrección ortográfica. Sé que sabéis hacerlo bien, sobre todo cuando repasáis lo escrito. Por algo habréis aprobado Lengua. No olvidéis que esto es un chat, que aquí os lee mucha gente, y que además los comentarios de un blog no se pueden corregir (solo suprimir).

Por lo que se refiere al contenido, creo que la intervención de Ángel David resultó, en la literalidad recogida en el post, magnífica. Pero lo fue más aún su lectura en el acto, con el nivel de solemnidad y emoción que requería la ocasión.

Cuantos le vimos allí, tan elegante (aún sin corbata), con la emoción contenida, y con los modales de una persona bien educada, sentimos profundamente la emoción del momento, el de la despedida de una nueva promoción de alumnos en los que se va una parte de nuestra vida profesional. Y es que a todos los profesores nos gusta pensar y sentir que algo hemos tenido que contribuir en esos modales, en ese saber estar, en esa madurez personal, que nos mostrasteis todos, y no sólo Ángel David y Laura González, el otro día a los asistentes al acto.

Felicitar aquí a Ángel David es, en tal sentido, felicitaros a todos vosotros y desearos lo mejor en vuestras próximas aventuras vitales e intelectuales.

Valdunciel dijo...

Le agradezco que salga a mi favor y desde aquí le digo, que en el Discurso de Graduación puse más empeño que en las respuestas que les dediqué a los comentarios de los dos sujetos que opinaron sobre mi Discurso de Graduación, ya que lo hice con prisas pues no disponía de tiempo.

Decirle también que parte de mi educación tienen el mérito ustedes, los profesores, (sin olvidar a mis Padres) que me han enseñado los conocimientos y la educación necesaria con las que defenderme contra la ignorancia (sin duda el peor de los males).

Por todo ello: Muchas gracias Ángel.

Anónimo dijo...

Me gusta mucho tu discruso, lo leí y tomé inspiracion para hacer el mio de despedida a mi promocion.
Faltó algo, no hablaste de Dios que es el que tiene la mayor parte de todo lo que pasa a nuestro al rededor, pero por lo demas esta muy bien...
Dayana Molina.