viernes, 29 de febrero de 2008

SOCIEDAD SECRETA

Antonio Solano, un colega de Lengua que publica el interesante blog (re)paso de lengua, me ha avisado del hermoso comentario de Rafael Reig en Público a la carta que tienes en el post anterior.


Me ha alegrado mucho vuestra carta, amigos, pues todos los que disfrutamos leyendo lo somos, ¿no? Creo que formamos parte de una sociedad secreta que no reserva el derecho de admisión. Somos muchos, pero no se nota demasiado por una característica muy particular que tiene la lectura: nos hace a cada uno distinto. En el resto de las organizaciones, sucede lo contrario: los que pertenecen a ellas cada día se parecen más entre sí. Los militantes de un partido o los aficionados a una clase de música acaban pareciéndose unos a otros. Hasta se visten igual. Quizá es eso lo que buscan: un grupo con el que identificarse, un modelo al que parecerse, la protección de una multitud. Los libros, en cambio, hacen a cada persona diferente de todas las demás porque se dirigen a lo que cada uno de nosotros tiene de único: leemos para eso, para aprender a vivir una vida propia y libre, y para imaginar, valorar e intentar comprender por qué los demás son diferentes.

¿Que los jóvenes no leen? Si en lugar de hablar tanto sobre los jóvenes, habláramos más con ellos, sabríamos que no es así. Leen, pero no se disfrazan uniformados de lectores, porque leen para ser cada uno distinto de los demás y diferentes de nosotros. Leen, pero no se nota a simple vista: hay que hablar con ellos para darse cuenta.

Hoy predomina, sin embargo, el pensamiento de chalet adosado: la obligación de pensar dentro de una urbanización donde todos tienen el mismo coche, el mismo jardín, la misma ropa y el mismo sueldo. Si nunca sales de ahí, ¿cómo no vas a tener miedo a lo que es distinto? Leer es un medio de transporte: la forma más rápida de salir de casa y de tu propia cabeza. Nos enseña cómo viven los demás. Nos enseña a no tener miedo a la diferencia, ni miedo a ser nosotros mismos. Así que: adelante, compañeros.
Gracias a Montse y sus alumnos por provocar palabras tan hermosas. No dejéis de seguir los comentarios que están apareciendo en la página digital de Público.

Ya darán cuenta también del reportaje que les dedicará el Tribuna de Salamanca.

2 comentarios:

montse dijo...

Ángel, precisamente iba a comentar lo de Reig, pues me avisaron que nos había comentado el El Público.... y mira por dónde ahí estabas tú... Gracias por estar ahí. De todas las maneras, si no huebiera sido por lo agradable que está la biblio igual no nos hubiéramos animado. Tú tienes parte de culpa ¿eh?

Antonio dijo...

Enhorabuena. Además, Rafael Reig es un gran escritor y muy crítico, así que os debéis sentir muy satisfechos.
Un saludo.