sábado, 15 de noviembre de 2008

Viaje a Mérida

Pocas ciudades son tan bonitas como Mérida; y eso es algo que tanto yo, como el resto de compañeros de 2º de Bachillerato de Sociales y Humanidades pudimos comprobar ayer. Tras mucho tiempo esperando el viaje, este lunes José Manuel Teijón, organizador del viaje, nos informó de que el viernes, por fin, iríamos a ver las ruinas romanas y el paisaje geográfico de la capital extremeña.

Pese al madrugón
(a las 7:30 debíamos estar en La Alamedilla), todos estábamos ilusionados, incluidas Inmaculada y Virginia, las dos profesoras que accedieron a acompañar a este grupo de alumnos. El viaje de ida fue un tanto pesado, porque al sueño, el cansancio y los efectos secundarios de la Biodramina, se unió la insistencia de Teijón ( que no discuto, por si me cuesta un disgusto), en explicar la vegetación, la hidrografía, etc., de las zonas por las que íbamos pasando. Los seis que no damos Geografía nos las prometíamos muy felices... hasta que llegamos al Museo de Arte Romano. Allí, los que no dan Historia del Arte, que eran la gran mayoría, se dedicaron a escuchar y a hacer fotos, mientras los demás, a parte, tuvimos que tomar apuntes. Tras dos horas y media de trabajo en el museo, llegó la hora de comer. Respecto a este punto, me asalta una duda existencial: ¿por qué las madres hacen tanta comida para un sólo día? No deja de ser muy desconcertante ver como tu progenitora te mete cinco bocatas en la mochila, "por si te quedas con hambre". A mí no me parece del todo mal, porque todo lo que sea comida, será bien recibido por mí, pero hay otros que no les sienta muy bien.

Como siempre, me he desviado. Volviendo al rollo: mientras comíamos, algunos contemplábamos la "fauna autóctona", jugábamos a las cartas y dábamos alguna vuelta; otros preferían estudiar la hidrografía del lugar... A eso de las cuatro, nos dispusimos a contemplar los monumentos estrella de Mérida: el Teatro y el Anfiteatro. He aquí las
fotos, cortesía de Jose Luis Romero Melian, alias Pepelu, de 2º CSB, que aparece en una de ellas.

Jose y Laura, de 2º HUM, en el Anfiteatro

Vista general del foso del Anfiteatro

Portada del Teatro

Parte trasera del Teatro


Aquí me asalta una gran verdad, y de nuevo me desvío del tema (creo que es un don, pero no me hagáis mucho caso) : el hombre moderno no tiene ni idea de construir. Es un hecho: los romanos, con cuatro piedras y sin cemento te hacían un teatro de la leche, o un acueducto, y aquí siguen una jartá de años después; ahora, con hormigón armado, cemento y no sé qué otras historias, hacemos una casa, y si se deja ahí, a los tres meses se cae a pedazos.

Bueno, a lo que iba: estuvimos dando una vuelta por estos dos monumentos, descubriendo cómo hacían para meter las fieras, evacuar el recinto... Ya en el Teatro, nos paseamos bajo el graderío, dimos una vuelta por el jardín trasero y estuvimos haciendo fotos a porrillo. Por desgracia, no puedo colgarlas, porque sigo encallado en la cámara de carrete, pero en cuanto me pasen algunas, las colgaré.

Después de ver estas maravillas del arte romano, pasamos a ver una casa, cuyos suelos estaban decorados con ricos y laboriosos mosaicos, lo que demuestra que en esa época no hacían falta ni televisión ni Play Station para estar entretenido. La casa, concretamente una domus o casa señorial (esto lo hago para subir nota y para compartir mi sabiduría, en este orden de prioridades), era de unas dimensiones francamente increíbles. Siendo sincero, no me extraña que los romanos no inventaran el botellón: si llegaban borrachos a casa, jamás encontrarían su cuarto. Para acabar la jornada, se nos dejó tiempo libre para comprar, pasear... lo que se quisiera.
Y así, a las seis y media, pusimos rumbo a Salamanca, con algún que otro contratiempo o golpe con el techo del autocar, para llegar a eso de las diez y cuarto, ir a casa y quedarse sobao en el sofá. O de fiesta, según quién.

1 comentario:

Ángel Encinas Carazo dijo...

Se te echaba de menos en la revista, Alsax. Tus crónicas, con ese humor mordaz tan tuyo, son siempre interesantes. Como te darás cuenta he movido el post sobre las elecciones para que no se perdiera demasiado después de los tuyos. En éste esperamos las fotos prometidas.
Saludos.