martes, 10 de diciembre de 2013

Juguetes sexistas no, gracias

"El 66% de la publicidad de juguetes 
contiene un tratamiento sexista"

Estas Navidades os invito a mirar las revistas de juguetes de las tiendas y supermercados. No hace falta fijarse bien para darse cuenta de que el catálogo está dividido en colores por sexo. Rosa para las niñas y azul para los niños.


Si miramos los juguetes de cada categoría podemos ver una diferencia clara. En la parte rosa abundan las muñecas, las cocinitas, utensilios del hogar (escobas, planchas…), bebés, disfraces de princesa completamente rosa, etc. En la parte azul vemos los juguetes de construcción, coches, motos, balones…

Además, en cada categoría nos encontramos niños de respectivos sexos y nunca del sexo contrario. En la zona “femenina” siempre aparecen fotos de niñas jugando con los juguetes, nunca de niños, al igual que en la zona “masculina” que no aparecen fotos del sexo contrario.


"Resulta que hasta hace 90 años los niños vestían de rosa y las niñas de azul. El rosa se consideraba un color más varonil y el azul celeste más femenino. Desde entonces las cosas empezaron a cambiar."


Nos encontramos con juguetes llenos de estereotipos: las muñecas barbie son completamente delgadas, llenas de maquillaje, complementos, ropa corta y ajustada…

¿Quién dijo de qué color tendría que vestir cada sexo?

Seguramente una industria comercial, la televisión o la estupidez de la sociedad dominada por el capital y no por el conocimiento. Y es que vivimos en una sociedad que saca el lado comercial a todo.


“Los niños juegan con lo que se acostumbran. 
Si desde pequeña te dan muñecas o cocinitas, 
cuando ya eres mayor para escoger lo que quieres 
vas a pedir cosas a las que te has acostumbrado.”

Yo no quiero que mis hijos se ajusten a un patrón de obligación social como este. Quiero que sean únicos desde el principio, que sean ellos mismos y que elijan lo que les gusta.