miércoles, 14 de enero de 2009

¡Alumnos del mundo, uníos!



¡Alumnos del mundo, uníos!
Una frase un tanto parecida a la dicha por Karl Marx en su Manifiesto comunista, y sin embargo esta variante es la que más nos ha servido para conseguir nuestros propósitos como alumnos y personas. La presión que hemos ejercido ha sido la responsable de que ahora podamos estudiar a gusto, y no tengamos que estar con la cazadora y la palestina en clase. Las protestas que realizamos el viernes día 9 y el lunes día 12 hicieron una cosa que parecía imposible, que la Dirección Provincial de Educación nos facilitara una partida presupuestaria con la que podríamos poner más horas la calefacción, y no tener que estar como pingüinos en el polo, porque en algunas de las clases, perdonadme el símil, sólo faltaban los iglúes.

Estos medios son los que heredamos de nuestros antepasados revolucionarios, que si pudieran mirarnos ahora desde dondequiera que estén, esbozarían una sonrisa en sus pálidas caras por el orgullo de decir que los ideales por los que habían luchado, perdido sus posesiones y, en demasiadas ocasiones, la vida, estaban todavía vivos dentro de nosotros, la siguiente generación de la humanidad.

Es posible que penséis que la descripción es excesiva, pero pensad que, si hubiera un motivo justo por el cual volviéramos a unirnos, seríamos casi invulnerables, por eso concluyo el post con la misma frase con la que empecé: ¡Alumnos del Mundo, uníos!


3 comentarios:

cristian hoguera dijo...

A nosotros nos parece bien lo que hicisteis con el problema de lo de la calefacion el dia 13 enero de parte de victor y cristian

Anónimo dijo...

Somos Adrián y Manu. Somos de 2º e y pensamos que los delegados de 2º de bachillerato han hecho muy bien. Han conseguido con su protesta lo que todos veniamos pidiendo desde hace tiempo.

AlSax dijo...

Ojo, no quiero yo ser pegiguero, pero, ¿no os parece que ahora la calefacción está como demasiado alta?