miércoles, 19 de noviembre de 2008

Bienestar en clase.

Después de las elecciones, como ya he hablado en mi post anterior, es hora de dar a conocer nuestros intereses.

Uno que yo veo de primera necesidad es la calefacción. Sobre este tema, opino que no se puede tener tan pocas horas la calefacción encendida, no sé si me explico. Lo ejemplificaré:
¿Habéis probado a estar de 12:30 a 13:25 (5ª hora) en el aula 60 o en la 62, que es donde tenemos que estar mis compañeros de HSB y Humanidades todos los días, con un frío que hasta los inuit no querrían tener en los polos? Que quede claro, esto no es un reproche sino una recomendación. ¿Por qué no ponemos la calefacción cuando entramos y la quitamos una hora antes de salir?
De esta manera, los alumnos que tenemos que pasar el día en aulas que tienen tres de cuatro paredes al exterior no cogeremos frío, y por consiguiente, un catarro.

Hecho este post, hago un llamamiento a todos aquellos alumnos que estén en la misma situación que mis compañeros de bachillerato y yo, y llevarlo a donde sea con tal de que por lo menos no se tenga que estar algunas veces con el abrigo en clase.